Ciudad sagrada de Caral


cuna de la civilización andina
     
     
     

 

 

La costa peruana es un largo desierto cruzado por ríos que bajan desde la Cordillera de los Andes y desembocan en el Océano Pacífico, formando a su paso pequeños valles. Estos oasis son muy propicios para la agricultura, y desde tiempos prehistóricos han sido el sustento de numerosos desarrollos culturales, como uno ubicado a 128 kilómetros al norte de Lima y a 23 kilómetros de la costa, en el valle del río Supe, y que podría ser la cuna de la civilización andina. Se trata de la ciudad sagrada de Caral de la civilización Caral-Supe.

Gracias a las excavaciones realizadas en este emplazamiento de 65 hectáreas de extensión, dirigidas por la arqueóloga peruana Ruth Shady Solís, ahora se sabe que este sitio fue edificado 4 mil 400 años antes de que gobernaran los incas. "Es el asentamiento urbano más destacado por su extensión y complejidad arquitectónica de todos los identificados en el Perú entre los 3 mil y 2 mil años a.C."

 

 

La noticia del resultado de las pruebas de radicoarbono (también llamado Carbono 14), se publicó en medios especializados como la revista Science y de ahí a diversos medios impresos y electrónicos:

Caral-Supe representa a la civilización más antigua de América, desarrollada casi simultáneamente con las de Mesopotamia, Egipto, India y China. Los habitantes del Perú se adelantaron en, por lo menos, mil 500 años a los de Mesoamérica, el otro foco civilizatorio de los seis reconocidos mundialmente, y en más de 3 mil años a la sociedad que edificó las reconocidas ciudades mayas.

De por sí esta noticia era lo suficientemente trascendente, pero no fue la única sorpresa que se guardaba al interior de este conjunto de pirámides, edificios públicos y sus características plazas circulares hundidas y unidades domésticas. El equipo del Proyecto Especial Arqueológico Caral-Supe encontró el quipu más antiguo. Los incas heredaron esta peculiar forma de registro y transmisión de información de sus antecesores.