¿Quién fue Moisés?
     
     
     
 

 

En la época del faraón Ramses II, las tribus de hebreos que habitaban en las cercanías del río Nilo comenzaron a ser una amenaza para los egipcios. Por ello el faraón mandó matar a todo los bebés varones, arrojándolos al Nilo, e hizo de los hebreos sus esclavos. Una madre desesperada puso a su hijo recién nacido en una canasta y la echó a flotar sobre el río. La hija de Ramses II lo encontró y como ella era estéril decidió adoptarlo, nombrándolo Moisés, que en egipcio antiguo quiere decir mi hijo.

 

 

Moisés fue educado como un príncipe de la corte egipcia pero cuando fue adulto su verdadera identidad salió a la luz pública, por lo que debió huir como un fugitivo. Según la tradición, al morir Ramses II, Moisés volvió a Egipto para cumplir las instrucciones de su dios Jehová:


Suplica al faraón la libertad de los hebreos. Si no la concede dile que tu Dios la tomará haciendo caer diez plagas sobre Egipto
.

     

Así sucedió, y tras terribles sucesos, se le permitió a los hebreos salir con un permiso de tres días para realizar sacrificios a su Dios. Al quinto día, el faraón salió en su búsqueda, dándoles alcance cerca del mar Rojo. Jehová abrió un paso en el mar para los hebreos y lo cerró para los egipcios. Los judíos lograron escapar de la esclavitud en Egipto cerca del año 1 200 a. de N.E.

 
 
Cuenta la tradición que Moisés guió durante 40 años a los Hijos de Israel en su éxodo y en su peregrinación por el desierto con dirección a Canaán, la “tierra prometida”.
Según se relata en el Antiguo Testamento, el libro sagrado de los hebreos, el hambre y la desesperación aparecieron entre los hebreos pero en el Monte Sinaí Moisés recibió de Jehová las Tablas de la Ley o Decálogo, es decir, un par de tablas de piedra en las cuales estaban grabados los diez mandamientos o principios morales de los hebreos.
     
 

Con ello, el pueblo judío selló su alianza con Jehová. Años más tarde, los hebreos fugitivos llegaron a la tierra prometida, pero Moisés murió al llegar a ésta.

Con la muerte de Moisés se inicia la segunda etapa de la historia del pueblo hebreo, la “época de los jueces” (1200 a 1010 a. de N.E.) cuando los judíos fueron guiados por Josué en la invasión de Palestina (para los judíos Canaán, la “tierra prometida”). Josué distribuyó cada una de las tribus hebreas en el territorio conquistado.