Los Juegos Olímpicos

 

     
     
     
 

Espectadores

Olimpia, situada en el Peloponeso, no era una ciudad sino un santuario donde había templos y una zona de entrenamiento. En la ciudad vecina, Élide, había un estadio que utilizaban para los Juegos. Gente de todas partes de Grecia acudían a Olimpia a ver las competencias, y se instalaban en tiendas de campaña. Entre los asistentes se encontraban políticos de alto rango que aprovechaban la ocasión para concertar alianzas entre las ciudades, comerciantes que vendían de todo, artistas y poetas que participaban en los festejos nocturnos o actuaban en los espacios públicos y espectadores comunes que llenaban el estadio para ver las competencias.

     

 

¿Y las mujeres?

Las mujeres, incluso las esposas de los atletas, tenían estrictamente prohibído asistir a las Olimpiadas. Podían ser castigadas incluso con la muerte si se les descubría en los Juegos. Sin embargo en Grecia sí había competencias de carrera de pie de mujeres, las más famosas eran las que se llevaban a cabo en el estadio Olímpico en honor de la diosa Hera.

   

 

 

Cultura en las Olimpiadas

Los Juego Olímpicos propiciaron la creación cultural los campos de la escultura, arquitectura, matemáticas y poesía. En la arquitectura se destaca el Templo de Zeus en Olimpia, diseñado por Libon. Para construir este edificio se usó un sistema de proporciones geométricas según los planteamientos de Euclides. En la escultura, los Juegos inspiraron el famoso “Discóbolo” de Mirón. En cuanto a la poesía, se conocen las “Epinicianas”, escritas por famosos poetas, como Píndaro y Simónides, para inmortalizar los triunfos de los atletas en las Olimpiadas

 
Índice: 1 2 3