Navegantes fenicios
     
     
     

En la cuenca del Mediterráneo, los fenicios eran reconocidos como los mejores marinos. El talento naviero de este pueblo se desarrolló a la par de su actividad comercial, pesquera y, en menor medida, guerrera

Fueron importantes constructores de embarcaciones. Los barcos fenicios estaban hechos de maderas resistentes, como el cedro, pino, encino y ciprés. Llegaron a tener barcos muy grandes, para los que utilizaban remeros esclavos, pero tembióen aprovechaban la fuerza del viento por medio de velas rectangulares. Uno de sus barcos más conocidos era el gauloi, que medía entre 20 y 30 metros de largo y siete de acno, con la popa en forma de cola de pescado y la proa en forma de cabeza de caballo. Los fenicios también se dedicaron a la exportación de barcos a otros pueblos.
Los fenicios navegaban costeando el litoral, generalmente de día porque no conocían la brújula, y durante la noche usaban tablas de distancia o se guiaban por las estrellas. Si había niebla, el rumbo lo marcaban palomas amaestradas. Para protegerse de la marea y el mal tiempo, construyeron puertos especiales y crearon un sistema de muros rompeolas.

Los fenicios realizaron, en tres año, el viaje de circunnavegación de África, partieron del mar Rojo, atravesaron Gibraltar y dieron la vuelta al continente. También hicieron incursiones en la India, para lo cual partían en verano y regresaban en primavera.

 

 

Fuente:
“Nacimiento y muerte de los fenicios” en Saber Ver lo contemporáneo del arte,
núm. 10, mayo-junio 1993.