Cuando los gatos fueron sagrados

     

La doble naturaleza felina:
Bastet y Sekhmet


Bastet (también conocida como Bast, Pasch, Ubasti) tenía cabeza de gato negro y Sakhmet, cabeza de león. Ambas diosas representaban el balance entre el bien y el mal en la naturaleza humana. Sekhmet era una diosa violenta, fiera y destructiva, se asociaba con la guerra. Bastet, por el contrario, simbolizaba la fertilidad, maternidad, alegría, belleza, danza y placer. A ella se le atribuía el poder de hacer que crecieran las cosechas de trigo y cebada, así como la capacidad de proteger a los seres humanos de la enfermedad y los malos espíritus. A Bastet se le asociaba con el ojo izquierdo de Ra, del dios solar; Sekhmet era el ojo derecho.

Nildjat o “gato contemplativo que atisba el mundo espiritual”

 

 

 

El Udjat representa el ojo que todo lo ve que puede llegar a los más altos niveles espirituales que son inaccesibles para el ser humano. Este símbolo se conecta frecuentemente con el gato y puede ser visto en varias de sus formas en papiros y pendientes.

Dentro del panteón* egipcio, Bastet fue una de las diosas más populares y queridas. Su culto alcanzó su clímax alrededor del año 950 antes de nuestra Era. El templo principal de esta diosa estaba en Bubastis (ahora Tell Bastra), una población en la región sudeste del delta del río Nilo. En el Templo de Bastet en Bubastis vivían cientos de gatos considerados sagrados y alrededor del templo había varios cementerios para gatos. El festival en honor de la diosa Bastet se celebraba el 31 de octubre, al cual acudían miles de personas en peregrinación. Se hacían rezos y se quemaba incienso; pero también había cantos, vino y desenfreno.
   
* Para los egipcios el "panteón" no es un lugar, sino al conjunto de todos sus dioses.
Los egipcios querían tanto a Bastet que la convirtieron en la diosa doméstica y protectora de mujeres, niños y de los gatos del hogar. Las imágenes de Bastet la muestran con una cabeza de gato negro con orejas puntiagudas. Por vestimenta lleva una larga capa y frecuentemente carga una canasta que a veces contiene unos gatitos. También porta un escudo, y una sonaja llamada sistrum. Las mujeres embarazadas cargaban amuletos de la diosa-gato Bastet para que las protegiera con su escudo durante el periodo de gestación y las ayudara en el momento de dar a luz. Asimismo, se sacudía la sonaja sagrada de Bastet sobre las camas de los madres para ahuyentar a los espíritus malignos.  

Escultura de Bastet

   

 

Índice del texto: 1 2 3 4