Escritura y caligrafía

 

     
     
     

De la escritura pictográfica a los caracteres

La primera escritura china que existió fue de tipo logográfico (del giego logos: conocimiento, graphos: escritura). Es decir, que usaba símbolos, o logogramas, y cada uno representaba una palabra en el lenguaje: un símbolo significa casa, otro sol, otro flecha, etcétera. Los logogramas más antiguos eran pictográficos, esto es, dibujos simplificados de los objetos que nombraban. Por ejemplo, para leer "caballo" se usaba el dibujo del animal.

Estos signos se grababan en huesos de animales grandes o en caparazón de tortugas. Los primeros trazos eran incisiones hechas con palitos de madera, piedras afiladas, cuchillos de jade o estiletes de bronce. Después de la escritura en hueso o concha se desarrolló la escritura en vasijas de bronce.
 
Con el paso del tiempo los pictogramas se fueron simplificando cada vez más, hasta que algunos de ellos perdieron toda relación con su símbolo original. A los signos que resultaron de esta simplificación se les denomina "caracteres" o ideogramas, porque cada uno representa una idea. Con el desarrollo de la civilización china se inventaron nuevos caracteres para representar acciones, sentimientos, diferencias en el tamaño, color, gusto, etcétera. Generalmente a los ideogramas existentes se les añadían nuevos trazos para añadirles significados.
A diferencia de nuestra cultura, la escritura china no se basa en los sonidos (representados por las letras de un alfabeto) sino en el significado de cada caracter. Gracias a este tipo de escritura, los chinos de muchas regiones y dialectos pueden leer todos un mismo texto. Incluso un extranjero que conozca el significado de algunos caracteres no tiene que saber chino para entenderlos. Así el caracter que nosotros leeríamos como "hombre" un inglés lo leería man, un francés, hômme, un italiano, uomo; mientras que un chino lo nombra Rén.

 
Índice: 1 2 3 4 5