La Cuaresma
     
     
     

 

¿Qué es la Cuaresma?

Todas las religiones cuentan con fechas significativas que conmemoran los hechos, mitos y ritos en las que se fundan. Para la religión católica la Cuaresma es uno de los momentos más importantes del calendario litúrgico, junto con otros como la Semana Santa, la Navidad y Pentecostés.

La Cuaresma se inicia el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo, abarcando un total de 46 días entre los meses de febrero y marzo. Sin embargo, su significado proviene del término latín quadragesima, que significa cuarenta. Entonces, ¿por qué lleva este nombre si en realidad dura 46 días? La aparente incongruencia se resuelve si se toma en cuenta que para la doctrina católica los domingos son festivos, debido a que en un día así Jesucristo resucitó. De esta forma, los seis domingos del periodo de Cuaresma se restan a los 46 días dando un total de 40 jornadas de introspección y penitencia.

La Cuaresma en la historia

  Es difícil precisar el origen de esta festividad religiosa, debido a que no existen claras referencias históricas. Desde hace más de cinco mil años, civilizaciones antiguas como los egipcios y los babilonios realizaban rituales de penitencia. Por esta razón algunos estudiosos de las religiones consideran que el principio de dicha fiesta puede rastrearse hasta miles de años atrás, cuando las sociedades agrícolas llevaban a cabo toda clase de ritos para celebrar el continuo ciclo de la muerte y la resurrección de la naturaleza, y propiciar con éstos la fertilidad del campo y abundantes cosechas.

Para otros investigadores la etapa en que puede localizarse el antecedente más nítido de su origen se remonta al siglo IV d.C., específicamente al año 325, cuando se llevó a cabo el Concilio de Nicea en el que se determinó no sólo que el día de la resurrección de Jesucristo se celebraría el domingo siguiente a la primera luna llena después del equinoccio de primavera (es decir, aproximadamente un mes después del inicio de la primavera), sino también que las prácticas de ayuno y abstinencia se realizarían a lo largo de cuarenta días empezando el Miércoles de Ceniza.